¿Alimentos sanos o alimentación saludable?.

Febrero 23rd, 2014

 

Hacen ya varios años que ocupo parte de mi tiempo en la construcción de un saber y una práctica que contemplan la Alimentación Humana como un tema que amerita ser abarcado en su total complejidad. Dieciocho años atrás me formé como Líder de la Liga de la Leche. Ya había pasado por la experiencia reconfortante de haber recibido ayuda y superado así una pequeña dificultad en la Lactancia, de las que aparecen en la mayoría de las mujeres, en este caso, siendo madre primeriza. Pude alimentar a mis dos hijos a pecho exclusivo durante los primeros meses de vida para luego incorporar paulatinamente a su dieta otros alimentos y considero a la Lactancia la vía regia para una alimentación saludable. Además, no hay sucedáneo de la leche materna que pueda igualarla. Ella está especialmente “diseñada” para cada bebé, modificando su composición según el momento de desarrollo del mismo, cubriendo de este modo sus necesidades nutricionales y adaptándose su volumen a la demanda del pequeño, mediante el simple estímulo de la succión. A mayor estímulo del bebé, mayor producción de alimento por parte de la mamá. He aquí el secreto. La alimentación es un tema vincular. Es imposible comprenderla si la separamos de los vínculos entre las personas. En la lactancia, mediante el contacto piel a piel se generan lazos de confianza y seguridad tanto en la madre como en su hijo o hija y se va construyendo un diálogo que incluye aspectos verbales y no verbales, lográndose así un desarrollo y crecimiento óptimos en el pequeño y la satisfacción en la madre por la entrega amorosa que puede ofrecer en un nuevo vínculo.

La leche materna es el primer alimento que recibimos al nacer, el cual constituye, indudablemente, un alimento de óptima calidad y es saludable en tanto reporta beneficios importantes para el desarrollo y crecimiento en salud. Alimenta, nutre e inmuniza al bebé protegiéndolo de contraer enfermedades. Envolviendo el pezón y succionando, el pequeño incorpora un alimento fluido a la temperatura adecuada.

  Nótese que en ningún momento me he referido a “alimento sano”, porque entiendo que de haber alimentos sanos, también habría “alimentos enfermos” y, ante todo, no es un atributo de los alimentos su salud o enfermedad, si bien es cierto que ellos pueden aportar a la salud o a la enfermedad de las personas. En dicho caso, hablamos de alimentos más o menos saludables para determinadas personas. La leche materna es el máximo exponente de alimento saludable para los primeros meses del bebé y los demás alimentos se ubicarían en relación con las personas y su singularidad, su raza, su cultura, los usos y las costumbres de los grupos humanos. Para nosotros los argentinos, la carne de vaca es considerada un alimento saludable siempre y cuando se lo ingiera en su justa medida, mientras que para una persona nacida en la India, la misma no reviste el carácter de alimento. Una persona vegetariana, convencida de determinados perjuicios que la carne vacuna podría provocar, por más argentina que sea, puede concebirla como poco saludable y considerar, más aún, insalubre su ingesta.

Mi mayor aspiración es contribuir a la construcción de vínculos saludables con la Alimentación. Con esto quiero decir que, aún pasada la etapa de lactantes, la alimentación siempre está relacionada con un/a otro/a y construir vínculos sanos con la alimentación es reconocerle su valor. Los alimentos no solo cumplen la función de nutrirnos mediante el aporte de energía, proteínas, lípidos, minerales, etc., sino que están cargados de significado en nuestro mundo donde los vínculos familiares y sociales son medulares. Aún en soledad, siempre el alimentarnos está relacionado con otros.

_DSC0053

  • Sobre mí
    ¡Hola!. Mi nombre es Inés Biedma. Me dedico a difundir la enorme importancia de la Alimentación en la Salud dando talleres de Cocina para todas las edades en diversos ámbitos tanto educativos y asistenciales como domésticos. En tanto Psicóloga, valoro la infinita riqueza que los vínculos afectivos aportan al desarrollo de las personas. La circulación del alimento y de la palabra son el resultado del fuego que enciende la llama de la transformación volviéndonos compañeros al compartir el pan.
  • Newsletter
  • Enlaces