Recordando a Juan Gelman

Enero 16th, 2014

A dos días de su partida, un poema con buñuelos para recordar a Juan Gelman, de la serie “Los poemas de Julio Grecco”:

“LOS BUÑUELOS DE LA TIA FRANCISCA”

envidio como loco a los astronautas/
tienen más plata que el banco central/
les dan de comer todos los días/
es una comida especial para aguantar el vacío/

además aparecen en tv/
una mujer linda y rubia se la pasa esperándolos/
son discretas como tía francisca/
que nunca tuvo un sí ni un no con el tío/

aunque lo engañaba con frecuencia y nostalgia/
los buñuelos de miel de tía fran
tenían más nostalgia que varios tangos juntos/
eran más ricos que la miel y las abejas que hacen la miel y las
flores/que dan de comer a las abejas/

los buñuelitos de la tía brillaban en la oscuridad de la cocina/
y parecían de oro o astros que se están por volar/
la única vez que entré a robarlos/ pisé al gato/

el gato pegó un grito que rompió la noche/

un pedazo de noche cayó sobre la cabeza de tía francisca que
abrió la puerta y me vio/
yo no le pude decir nada porque sus nostalgias me habían
pegado la noche al paladar/
yo siempre tuve mala suerte/
una noche me clavé en el pie el único clavo de punta que
había en toda la ciudad/

la gente me aplaudió/ decía bravo/ decía
mire que hace falta mala suerte para que le pase algo así/
me miraban con cierto cariño/
porque una cosa es sufrir y otra cosa es otra cosa/

para peor se me rayó el disco de ciriaquito ortiz/
justo allí donde dice me hago/ me hago/
y no sigue adelante para traer la ilusión que volvés/
su bandoneón es una ola inmóvil/ y

se parece a mi corazón/
mi corazón es un disco rayado/
siempre da vueltas alrededor de vos/
se para al encontrar tu belleza/
extraña.

 

Caminando por Palermo

Enero 13th, 2014

Forma, color, textura, sabor

Luego de un domingo de mucho descanso, decidí salir a caminar por el barrio, durante la tarde amable de ayer. Conocí el nuevo puente peatonal de Dorrego y las vías y jugué a mirar el paisaje ciudadano desde distintas alturas. Es un puente especialmente alto. Se asemeja a un laberinto. Los escasos pasos que daba antes para cruzar las vías cuando el puente no existía, se transformaron en varios metros. Una especie de serpentina de rampas lo conforman. Una vez que lo hube cruzado, me aventuré a elegir un lugar para tomar un café con leche. Encontré una esquina que ya tenía vista tiempo atrás.  Para mi desilusión, no pude hallar algo que pudiera acompañarlo. Unas medialunas anémicas, unos “muffins” con aspecto poco tentador y unas galletas grandes que impresionaban poco apetitosas decidieron por mí que ese no sería el lugar adecuado. Así fue como emprendí la vuelta para terminar tomando un café con leche con pandebono, un típico pan colombiano que se asemeja en algo al chipa. Esa elección fue más adecuada que la opción anterior y me permitió conocer algo de la cultura de un país hermano, del que me gustaría conocer algún día su infinita variedad de frutas. Desde aquí mi abrazo a Laura, Nicolás y Laia, quienes viven allí.

  • Sobre mí
    ¡Hola!. Mi nombre es Inés Biedma. Me dedico a difundir la enorme importancia de la Alimentación en la Salud dando talleres de Cocina para todas las edades en diversos ámbitos tanto educativos y asistenciales como domésticos. En tanto Psicóloga, valoro la infinita riqueza que los vínculos afectivos aportan al desarrollo de las personas. La circulación del alimento y de la palabra son el resultado del fuego que enciende la llama de la transformación volviéndonos compañeros al compartir el pan.
  • Newsletter
  • Enlaces