De nuevo estoy de vuelta

Enero 31st, 2012

Después de corta ausencia, estoy en esta maravillosa ciudad, retomando el trabajo.

Les recuerdo que el teléfono de contacto es 1568280901.

Un cariño grande a todos los seguidoras y las seguidoras del blog!

inesbiedma@yahoo.com.ar

Vacaciones

Enero 14th, 2012

PRIMER ALIMENTO se toma vacaciones.

En el mes de febrero estaremos nuevamente con actividad plena.

Cocinar con niños en instituciones de la Salud. Una tarea que continuará en el año 2012

Enero 11th, 2012

Cocinar con los niños en instituciones de la salud

 

 …El hallazgo de un cuaderno de primer grado, forrado con papel araña azul fue el acceso impensado a la receta de los caramelos de dulce de leche. Aquel texto copiado por mi tía Teresa de niña,  fue el trampolín a la felicidad de los hermanos y primos porque con leche recién ordeñada sabrían a edén. No llevaban mucho tiempo. Las siestas eran largas. Para mí, esa sería la hora elegida en la soledad del silencio para jugar con cuanta receta apareciera ante mis ojos…

 

Con este relato presento el trabajo que vengo desarrollando en instituciones de la salud.

Un grupo de mesas en forma de “U” y la propuesta de amasar pan con los chicos. Van apareciendo en mi memoria el sol, las risas, las caras curiosas, el placer dibujado en las miradas, los oídos atentos y el milagro que se repite cada vez que enseño a pequeños y grandes a cocinar. Todavía no he encontrado un término que aluda a enseñar y aprender al unísono, pero creo que es hora de construirlo, de crearlo.

 

Me pregunto: ¿Por qué damos un taller de cocina en una jornada de salud de un hospital?

Viene a mí el recuerdo de cuando era niña y me enfermaba. Por aquellos tiempos, el reposo sería una suerte de remedio que se indicaba de inmediato. Era en ese descanso donde pasaban a escena mi abuela y la llave mágica al libre acceso a los juguetes exclusivos para momentos de enfermedad. Ella guardaba en cajas y cajones los juegos para esas ocasiones. Lala sabía que para curarse era indispensable contar con la cercanía de otros. Así aparecía en escena ella con su vaso de jugo de naranjas recién exprimidas… La alimentación, desde el pecho en adelante, es el puente más consistente y potente hacia los vínculos afectivos ricos, saludables y perdurables.

Cuando yo era niña no existía el sinnúmero de alimentos industriales envasados que seducen minuto tras minuto a grandes y chicos con costosas publicidades incentivando diariamente el “¿me compras?”. No podemos dejar de reconocer la ayuda que representa en ocasiones contar con algún alimento de este grupo para “salir del paso” cuando no contamos con tiempo para resolver una comida. El conflicto se presenta cuando ese aliado de la industria pasa a convertirse en amenaza para nuestra salud. Hoy en día se investigan los riesgos del abuso de los alimentos industrializados a corto, mediano y largo plazo.

La cocina es un sello de humanidad. La nuestra es la única especie que cocina. Con el dominio del fuego comenzaron a circular la cocina y los relatos.

En la medida que cocinamos en casa, damos protagonismo a los saberes, aromas y sabores que otras generaciones nos han legado. Cocinar es inscribir a nuestros hijos en el árbol de la vida de la familia. Significa dar un lugar en nuestra cotidianeidad a sus tíos, abuelos y bisabuelos, de quienes podemos también conocer su historia a través de la cocina.

Pensar la despensa, jugar con ellos participándolos de los procesos de la cocina, trayéndoles el campo a través de los relatos de cómo llegan hasta allí los ingredientes que conformarán nuestro alimento, es una práctica que ayuda a zanjar las distancias entre las diferentes etapas que hacen a la producción de alimentos. Entiendo importante que el niño tenga acceso a estos aprendizajes

afirmándose como co-creador del alimento. Ayudar a entender que “papas fritas” no significa “esa” marca que vende el mercado como única y mejor es introducir al niño en la diversidad de las expresiones educativas y culturales que se manifiestan en la cocina. Comprender que cada vez que comemos realizamos varias operaciones importantes en un solo acto: por ejemplo: seleccionamos e incorporamos en la libertad de elegir aquellos ingredientes que favorecen nuestro crecimiento en salud.

El sólo hecho de comer con otros, sin interferencia de imágenes y sonidos que alteren o impidan la circulación de los gestos, las palabras y los silencios permite crear lazos afectivos que promueven el desarrollo en salud. Es tan cierto que cuando comemos incorporamos nutrientes, como que cuando lo hacemos, introducimos también en nuestro propio cuerpo experiencias, sensaciones, ideas, gestos, historias y aprendizajes de una variedad exquisita.

¿Por qué no enseñaríamos entonces, a cocinar y compartir el alimento elaborado en grupo en un hospital?

Inés Biedma        10 de enero de 2012

 

Enero

Enero 8th, 2012

Enero amanece

Junta papelitos,

Lee diarios viejos,

(todo lo de ayer es del pasado año).

Cuenta granos de arena,

Observa el vuelo de las aves.

Bate alas nuevas.

Pasea al caer la tarde.

Estrena un sueño.

Escucha atento el silencio.

Come duraznos frescos.

Enero deja zapatos en los pasillos.

Danzando con pies descalzos.

 

Inés Biedma. 08/01/12

 

Corazón latiendo

Enero 6th, 2012

Habrá acaso palabras que broten desde el cielo? Quién escriba alborada o crepúsculo, ¿abrirá y cerrará el telón de los días?. Por oficio respiro el aire de los versos y mi cielo se construye de palabras y silencios que urden la sagrada trama. Nada es puro, ni diáfano ni virgen. Antes que yo fueron tantos los que escribieron mi cuerpo, los que tallaron el carbón de mi alma, los que soplaron primero, que vengo a atrasar el reloj de la melancolía y liar con mieles los rotos espejos. Ninguna mujer brota de las catedrales de las urbes. Salvajes racimos de ADN somos. Civilizaciones enteras han intentado domesticar lo indómito. La sangre es corazón latiendo y batiéndose a duelo con la muerte (siempre mordiéndonos los talones). Se puede morir la vida y vivir la muerte en esta tierra. Destino universal, en vano se la respeta tanto que llega la muerte a dormir debajo de nuestra almohada. Custodia los sueños más secretos y tanto se le teme que socava zanjas letales bajo la piel. Hay quienes temen a las abejas por fatal desconocimiento. Entregarse a las mieles nos predispone a una vida tanto más rica cuanto más apetecible.                        Texto: Inés Biedma. Fotografía: Carmela Usandivaras

  • Sobre mí
    ¡Hola!. Mi nombre es Inés Biedma. Me dedico a difundir la enorme importancia de la Alimentación en la Salud dando talleres de Cocina para todas las edades en diversos ámbitos tanto educativos y asistenciales como domésticos. En tanto Psicóloga, valoro la infinita riqueza que los vínculos afectivos aportan al desarrollo de las personas. La circulación del alimento y de la palabra son el resultado del fuego que enciende la llama de la transformación volviéndonos compañeros al compartir el pan.
  • Newsletter
  • Enlaces